Mujeres de Medianoche

En la mejor tradición del diálogo entre poesía y gráfica, Mujeres de Medianoche de Juan Antonio Huesbe (con extraordinarias ilustraciones del gran artista Gonzalo Ilabaca) aparece como un libro renovado (esta es su segunda edición) y, sobre todo, renovador que entronca en la línea de ese complemento único entre texto e imagen como lo hicieran un día en Chile Juan Luis Martínez, Raúl Zurita, Diego Maquieira y unos pocos más. Hay que celebrar esta unión de sentido, de forma y de intrínseca comprensión que tanto se echa en falta en el desarraigado mundo en que vivimos.
Del texto de Huesbe –y de las imágenes de Ilabaca- se desprende la melancolía, el dolor solapado, la esperanza oculta y la visión de un universo mágicamente triste y mágicamente irónico. Un Valparaíso ya desaparecido, casi, pero espléndido en su sordidez y en su humor. Otras ciudades mencionadas, vistas de reojo, o las mismas noches de insomnio buscan el amor en cada rincón, posando la mirada del hablante en las múltiples beatrices que pueden y no pueden contener el amor y la destrucción que acumulan las pasiones.
Este no es un libro deslumbrado por la ilusión ni la belleza. Este es un libro complejo que busca la complicidad del lector en su capacidad de descubrir y descubrirse en este viaje, a veces infernal, a veces celestial, por la humanidad descarnada del que puede ver más allá, sentir más allá, pensar más allá.
Es una invitación al sinuoso y tórrido recorrido por los contornos de la noche oscura del alma, al decir de San Juan y del puerto que siempre nos llama a emprender nuestra propia odisea existencial.

​​​​ANDRÉS MORALES

MUJERES DE MEDIANOCHE

Mujeres de medianoche, de mediodía, de media luna con su lado oscuro. Mujeres como cuentas de colores de luces y sombras iluminan la noche con sus risas auténticas y su dolor bien escondido. Mujeres que pueblan Valparaíso, un puerto lleno de historias y misterios como todos los puertos del mundo han sido revividas a través de la palabra creadora del poeta porteño Juan Antonio Huesbe Santelices.

La María José, la Carola Duval que después de mostrar su baile estilo Sinatra, espera bajo la niebla de la madrugada a su marido que la viene a buscar desde Quillota en un colectivo. Y doña Herminada “y sus luchas con las nuevas muchachas”. Y Carla, Luisa, Antonia, Patricia, Sandra, Beatriz, Mónica, Alejandra, Carolina, Grisel. Tantas perlas, tantas sirenas, tantas princesas de la noche y la vida peligrosa en su reino de artificio fueron felices bajo el maquillaje, las luces, la música; el oído y la piel que abrigó a tantos cuerpos que las buscaron a tientas en la penumbra de la existencia.
Sin embargo, no solo estas mujeres de medianoche son las protagonistas de este poemario, también está el sujeto lírico que transita como mariposa de luz girando alrededor de ellas. Son esos hombres solitarios y tristes; amantes de la noche y la bohemia de los puertos: Quiero volver a la fiesta del malón/ a la fiesta del sindicato/ a la fiesta del barrio/ al Manila/ al Liberty/ a los 7 espejos/ a la Puerta del Sol/ a las Grecas/ allí donde nadie me conozca/ y yo tampoco conozca a nadie/ al final de cuentas los caminos son como las cicatrices/ así como los amores/ diurnos o nocturnos/ unos se quedan de por vida/ y otros se borran con el tiempo/ y algunos después/ ni se recuerdan/ dónde comenzaron/ o dónde estuvo la herida.
Es así como el más grande y eterno de los tópicos literarios luce en la obra de Huesbe Santelices: ese ¿dónde están? que nos regresa a Jorge Manrique, quien canta por la muerte del padre y de todo tiempo pasado que, a su decir, “fue mejor”. Ese dónde están todos los que caminaron junto a mí, los lugares que habitamos y se quedaron con alguna pedazo de nosotros, esos lugares y personajes destinados a habitar nuestra memoria como su único hogar. Entonces en este libro Mujeres de medianoche, el ubi sunt se yergue como la columna, el eje central o hilo conductor de este gran libro donde dialoga la poesía con las notables pinturas del maestro Gonzalo Ilabaca.

Qué fue de las muchachas que bailaban/ como indios y vaqueros vampiros y odaliscas/ obreras y cazadoras. // Qué fue del Naranja DJ del Molino Rojo/ y su música tropical.

TERESA CALDERÓN

Un libro es una fiesta:https://youtu.be/qieBmny9nbY

Editorial Filacteria:https://edicionesfilacteria.cl/